La sopa de Miso

Conferencias gratuitas, infórmate: llama: 943 42 27 27

La sopa de Miso

Una buena alimentación es también fundamental para mantener un sistema inmunológico fuerte. Esta vez os queremos proponer una sabrosa y sencilla receta adecuada para ello. Se trata de una sopa de miso, un alimento de origen muy antiguo, proveniente de las culturas china y japonesa, con grandes beneficios para nuestra salud.

EL VALOR DEL MISO

  • Nos provee de bacterias beneficiosas para el intestino, que nos ayudan a digerir y asimilar los alimentos.
  • Contiene nutrientes importantes en abundancia tales como calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio.
  • Otros minerales necesarios como el azufre y cobre se encuentran en cantidades menores pero igualmente importantes.
  • Es una excelente fuente de proteína.
  • Es alcalinizante de la sangre y vigorizante del sistema nervioso.
  • Tomando miso habitualmente se adquiere resistencia ante las enfermedades.

DÓNDE Y CÓMO ENCONTRAREMOS EL MISO

Es un alimento con textura de paté que podemos comprar en herboristerías. El miso puro lo encontraremos en diferentes formatos: tarro de cristal o paquetes de plástico, y también en unos cómodos sobres, donde la mezcla de la sopa está ya preparada, sólo hay que hervirla en agua, es muy práctico.

Los 3 tipos de miso más comúnmente utilizados son:

  • Soja, sal y agua.
  • Soja, arroz, sal y agua.
  • Soja, cebada, sal y agua.

Los 2 últimos son los más recomendables ya que contienen aminoácidos esenciales que la proteína de soja por sí sola carece.

PREPARACIÓN DE LA SOPA:

Ingredientes: (para 4 personas)

  • 2 cebollas
  • 4 zanahorias
  • ¼ de berza
  • miso

Trocear las 3 verduras en forma de bastoncillos finos. Rehogar primero la cebolla 2 minutos y la zanahoria después. Añadir agua ya caliente en abundancia y hervir 15 minutos a fuego lento. Cuando éstos hayan transcurrido agregar la berza y seguir en ebullición 8 minutos más.
Entre tanto, diluir una cucharada sopera de miso en un bol de agua caliente de la propia sopa que se está cociendo.
Apagar el fuego y cuando el agua deje de hervir verteremos el contenido del bol removiéndolo. Si dejamos que el miso hierva las bacterias morirán y ¡el miso perderá sus propiedades!


* No hace falta sal en esta receta porque el miso es suficientemente sabroso.

Recibe nuestros consejos

Habilite javascript para enviar este formulario