Infecciones de Oído (Otitis Media)

Conferencias gratuitas, infórmate: llama: 943 42 27 27

Infecciones de Oído (Otitis Media)

De acuerdo con la academia Americana de pediatría, más de cinco millones de niños padecen infecciones de oído crónicas, resultando en 30 millones de visitas al médico y más de 10 millones de recetas de antibióticos anuales. El 50% de los antibióticos prescritos para preescolares son para infecciones de oído.

Los síntomas de las infecciones de oído pueden incluir malestar leve, irritabilidad, fiebre o dolor agudo. Casi la mitad de todos los niños tendrán al menos una infección de oído antes de cumplir un año, y dos tercios habrán tenido una de estas infecciones en sus tres primeros años de vida. Las infecciones de oído frecuentes son la segunda causa de operación en niños menores de dos años, tras la circuncisión.

Infecciones de oídoAntibióticos, tubos e infecciones de oído

De acuerdo con el centro de control de enfermedad, la academia Americana de médicos de familia y la academia americana de pediatría, las infecciones de oído con acúmulo de fluido (otitis media con efusión) no requieren de antibióticos.  De hecho, un estudio con 3600 niños demostró que los niños que no tomaron antibióticos tuvieron un porcentaje más alto de recuperación que los que tomaron antibióticos. A pesar de estos claros consejos, muchos pediatras continúan recetando antibióticos innecesarios para el tratamiento de las infecciones de oído. Este error contribuye al desarrollo de la bacteria resistente al antibiótico.

Cuando los antibióticos no tienen éxito con el tratamiento de las infecciones de oído o si un niño padece de muchas infecciones, los especialistas a menudo deciden hacer una miringotomía y timpanostomia, o implantar tubos de drenaje.

Durante este procedimiento quirúrgico, se anestesia de forma general al niño y se hace una pequeña incisión dentro del tímpano para colocar el drenaje. En la mayoría de los casos, la membrana  empuja el tubo de drenaje hacia fuera en cosa de un par de meses y el tímpano se cierra con una cicatriz. Si la infección persiste, incluso después de la colocación y expulsión del tubo, se vuelve a realizar otra vez una operación completa o el niño se somete a una adenoidectomia (extirpación de las adenoides).

Desafortunadamente, la mayoría de los niños que reciben esta operación tienen líquido en el oído de forma recurrente (efusión) a los 2 meses. El resultado es un daño estructural permanente en la membrana del tímpano en el 40% de los casos de los niños que tienen drenaje. Incluso el 25% de ellos pierde su audición por completo.

Es increíble que tras semejante evidencia de peligro y coste, los antibióticos y esta clase de cirugía sean la opción médica para este tipo de problema.

Anatomía del oído medio

La trompa de Eustaquio actúa como una válvula que conecta la parte posterior de la nariz con el oído medio y permite que el aire entre por detrás del sellado tímpano. Este tubo musculoso se abre y se cierra para equilibrar los cambios de presión en el aire exterior.

Un ejemplo sería el taponamiento de oído que sufrimos momentáneamente cuando nos elevamos en un avión o en la montaña. La habilidad del oído medio de abrirse y cerrarse es esencial para la prevención de infecciones de oído y otros desórdenes del oído medio.  El único músculo responsable de esta apertura y cierre del tubo de Eustaquio es el músculo tensor veli palatini, que está directamente controlado por nervios de la parte superior del cuello.

Cuidado quiropráctico de las cervicales superiores e infecciones de oídoInfecciones de oído

Las desalineaciones de los dos primeros huesos del cuello, a menudo causadas por traumas en el nacimiento, han demostrado afectar la habilidad de abrir y cerrar el tubo de Eustaquio correctamente. Esto genera un entorno propicio para que se multipliquen las bacterias en esa zona y por lo tanto estar más propenso a infecciones crónicas.

Un nuevo enfoque a las infecciones de oído

Antes de cuestionarse si los antibióticos funcionarán o no, o antes de someterse a un procedimiento drástico quirúrgico, considere la opción de un chequeo de las cervicales superiores. El chequeo de las cervicales superiores es una forma no invasiva de ayudar a tu niño con su infección de oído crónica. Un estudio revela que después de recibir una serie de correcciones en la parte cervical superior, el 80% de los niños quedaban libres de infecciones de oído.

El cuidado de las cervicales superiores permite al oído abrirse y drenar, lo cual permite al cuerpo hacerse resistente a acumular fluido y crear infección.

Muchos niños desarrollan sus propios anticuerpos y se recuperan de forma natural sin el uso de antibióticos ni cirugía. Los días perdidos de escuela y el malestar de la infección crónica de oído pueden ser cosa del pasado.

Como quiropráctico de las cervicales superiores, nuestro objetivo no es tratar enfermedades sino corregir las interferencias de la columna vertebral (subluxaciones; desalineaciones en la columna que causan irritaciones neurológicas) en la parte superior de la columna cervical.

Sigue leyendo...

Trastornos del Oído InternoTrastornos del Oído Interno
Hay varios trastornos del oído interno causantes de mareos o vértigo, nauseas, pérdida auditiva y tinitus (sensación de zumbido en el oído). A pesar de que los síntomas difieren según el paciente, a...
... los ajustes quiroprácticos ayudan a eliminar los dolores de oído?
Algunos investigadores han descubierto que los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a eliminar los dolores de oído más efectivamente que cualquier medicamento. En un estudio realizado durante 6...

Recibe nuestros consejos

Habilite javascript para enviar este formulario